OBLIQUE & CARLOS BAYONA presentan en Madrid su álbum debut con FIRE TO FIRE

OBLIQUE & CARLOS BAYONA
[Electro 80s – Synth Pop – New Wave, Barcelona 2000 – 2017]
Componentes : Sonja (Voz) , Juan González (Sintetizadores), Carlos Bayona (Programación / visuales).

OBLIQUE & CARLOS BAYONA Carlos Bayona pincha desde 1995. Ha estado en muchas de las salas independientes del país (actualmente es residente en Razzmatazz) y con esta será su segunda aparición en Sónar Festival. Como productor ha remezclado a artistas como Delafé, La Bien Querida, OBK o Love Of Lesbian y montó su propio grupo, Lorena C, con el que editó un álbum en 2007.

Oblique (Juan y Sonja) llevan desde inicios del 2000 produciendo música y editando álbumes y singles. Sus cuatro discos editados vienen acompañados de centenares de conciertos y apariciones en festivales como FIB o Festimad.
Todos ellos idolatran los 80s. Para ellos fue la década dorada para la unión de pop y electrónica. A pesar de ello, siempre han evitado compara su música con la de esa época al notar una sensación peyorativa de los medios en el símil.

No ha sido hasta los últimos años que la etiqueta “ochentero” ha perdido muchas de las  connotaciones negativas. Se puede decir que estamos en una época de redescubrimiento de esos años en múltiples facetas. En televisión (“Stranger Things”, “Broken Mirrors”,…), cine (“Sing Street”, “Drive”,…), literatura (alta proliferación de literatura nostálgica) y en música (Daft Punk y The Weeknd abrazando el legado de Michael Jackson podría ser el último ejemplo).
La reivindicación de los años 80s ha llegado a un punto en el que los mismos Carlos Bayona y Oblique se han llegado a sentir incómodos, volviendo a esquivar la etiqueta “ochentero”, esta vez por sobre-explotación.

Pero con “A Song For…” Bayona y Oblique han dado su brazo a torcer. Como el protagonista de la fábula del escorpión, no pueden evitar ser lo que son y con este trabajo han buscado marcar un terreno que consideran propio, abrazándose así a su década favorita con más fuerza que nunca. El resultado es un disco conceptual. Un tributo puntual y mayúsculo a los años 80.

Con un sonido más propio de esa década que nunca, Bayona y Oblique han creado 6 canciones, cada una de ellas inspiradas en un clásico cinematográfico de la época. Sin espacio para el snobismo deciden recuperar filmes ocultos como “D.A.R.Y.L.” o “Christine” junto a películas mucho más populares como “Los Goonies” o “E.T. el Extraterrestre”. En todas ellas Oblique y Bayona juegan a fantasear con sus letras creando finales alternativos, diálogos imaginarios y argumentos paralelos. Como esa Molly Ringwald de “La chica de rosa” que en la letra de “Stop The World” cambia de opinión y deja al niño bien para irse con el amigo guay mientras Paul y Andy (O.M.D.) están tocando para ellos. O como esa Goonie que en “We Never Say Die” se pregunta 30 años después si si ellos nunca dicen muerte por qué ella está muriendo de amor.

La sonoridad, como decía, es un espejo del sonido 80s. Unos años de descubrimiento de nuevas formas de producir pop masivo para algunos pioneros y para otras formaciones su momento álgido compositivo. De Depeche Mode a Smiths, de The Human League a Psychodelic Furs, de OMD a las bandas sonoras sintetizadas de John Carpenter o Jerry Goldsmith, todos ellos están reverenciados en “A Song For…”.
La actitud es también muy ochentera. En muchas de las piezas del EP, Oblique y Bayona persiguen el adjetivo “bonito” para describir su sonido. En una época donde hasta los superhéroes más clásicos han visto teñidos sus trajes multicolores con tintes más oscuros, “A Song For…” quieren sonar bonito, incluso naïve, sin ningún tipo de vergüenza por ello.

Recapitulando podría decirse que la unión de Oblique y Carlos Bayona para realizar “A Song For…” es una pequeña derrota en su objetivo de esquivar la etiqueta fácil, pero sin embargo, el disco como producto final es un rotundo éxito sonoro, estético y creativo.

FIRE TO FIRE
[Electro, Synth wave, Shoegaze, Chill wave, Madrid 2012]
Componentes : Boca & Manos.

Un día, aburridos de su propio sonido, el dúo que llegó a tener éxito con “A Supposedly Fun Thing” (tema que les llevó a sonar en radios de Alemania, UK y a tocar en festivales de la escena nacional) decide mutar de Fire a FIRE TO FIRE.

Adiós al pop con guitarras melancólicas y bienvenidos al Italo disco, las bandas sonoras del cine de terror de los 80, el nu disco… FIRE TO FIRE es la colaboración jamás hecha entre Giorgio Moroder, Goblin, Kraftwerk y Cyndi Laupert. Sí, porque cuando todo parecía indicar que tirar por el shoegaze y la electrónica melosa era el camino del éxito, se dieron cuenta de que este era lo último que les importaba. Tiraron el trabajo de años y rebautizan su sonido en el chillwave, synthwave, y future-funk grabando de forma analógica.

Actualmente se encuentran trabajando en su dilatado álbum debut tras más de 40 descartes y tres años en el estudio, “Original Soundtrack”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s