Crónica – Dolo Beltran nos contagia con su euforia en el Festival Tempo [sota les estrelles]

Yo escuchaba Pastora cuando iba al instituto, no recuerdo qué curso hacía pero sí que algunas de sus canciones fueron la banda sonora de algún momento importante de mi vida, así que me apetecía mucho escuchar el trabajo de Dolo en solitario, “Copilotos”. No es el tipo de música que suelo escuchar cuando estoy en casa, pero tras escucharlo tres o cuatro veces me di cuenta de que, sorprendentemente, me gustaba mucho.

El caso es que el viernes se presentaba ese nuevo trabajo en un sitio tan bonito como es la Plaça dels Jurats de Girona, con motivo del Festival Tempo [sota les estrelles]. Dolo Beltran no venía sola, en el escenario se acompañó de unos buenos copilotos: Jordi Busquets a la guitarra, Xevi Camp a la batería y Narcís Corominas al teclado.

Dolo Beltran (7)

Subieron los músicos al escenario y empezó a sonar la música, pero ni rastro de Dolo. De pronto empezamos a escuchar su voz pero no estaba en el escenario, hasta que de pronto un foco gigante la iluminó y estaba cantando “Mi vida en color” desde un balconcito precioso que había detrás del escenario. Antes de llegar a la mitad de la canción bajó para terminarla junto a sus compañeros, y luego nos confesó que al ver ese balcón tan bonito no había podido evitar empezar así el directo.

Dolo Beltran (2)

Después de “Noches inmensas” nos presentó, mientras se daba la vuelta y hacía un aspaviento de forma muy teatral, quizá una de las canciones más melancólicas del disco: “Aspaviento”. Pero con “Copilotos” volvimos a sentir ese buen rollo que desprende todo el disco, y a Dolo le pareció un buen momento para presentar a su banda, que no lo puede hacer mejor, por cierto. “Verte llegar” volvió a poner el toque melancólico a la noche, por cierto.

Dolo Beltran (5)Narcís Coromina al teclado

Siguieron sonando las canciones hasta llegar a la única del setlist que no se encuentra en el disco: “Ciencia Ficción” (está por youtube si la queréis escuchar). La cosa empezó a venirse muy arriba cuando sonaron los primeros segundos de “Ahora”, el que fuera adelanto de “Copilotos” esta primavera. Tocaron “Decir nada”, “Maratón loca” y “Fiesta a los 40”. Dolo nos contó que, aunque cuando los cumplió no tenía muchas ganas, ahora sí le apetece celebrar los 40. ¡ Y vaya si lo hizo con esa canción, no faltó ni el confeti! Cuando empezaba con “Era una noche tranquila, la gente estaba calmada. Sonaba algo de fondo pero nadie lo bailaba” las risas brotaron de entre el público al sentirse identificados, y poco a poco con la canción fuimos animándonos.

Dolo Beltran (8)

Después de ese magnífico cierre se fueron del escenario, pero no tardaron en volver para cantar, a modo de broche final, “A tientas” y la buenrollera “A pulso”. Me dio por mirar para atrás durante la última canción (yo estaba en segunda fila) y me alegró ver que una cantidad importante de gente se había ido al final de la zona de asientos y estaba bailando de pie, cerveza en mano y sonrisa en la boca.

Dolo Beltran (6) Xevi Camp a la batería

La verdad es que es bonito cuando ves que quien está encima del escenario está gozando casi más que tú, y Dolo es un ejemplo claro. En todo momento se la vio muy cómoda, radiante y feliz. Baile tras baile y canción tras canción se iba viniendo arriba hasta que llegó, para mí, el mejor momento del concierto: a tomar por saco el ser comedida o políticamente correcta, hay que bailar como cuando bailas por casa, enseñando las bragas si hace falta.  Y eso hizo ella, bailar con una sonrisa de oreja a oreja, el pelo a su aire y la falda del vestido subiendo y bajando al ritmo de la música dejando al descubierto más de lo que se suele ver encima del escenario. ¡Que vivan las mujeres así!

Dolo Beltran (3)

Fue un gran concierto, tienen un muy buen directo y una puesta en escena sencilla pero eficaz, así que no se puede pedir mucho más. Además ver tocar a Jordi Busquets estuvo genial, parece un tipo serio que hace muy bien su trabajo, pero en realidad tuvo dos o tres puntazos durante el concierto que consiguieron que me encante. Además se nota que hay mucha complicidad entre Dolo y él. No es que con el resto no, y tampoco es que ellos no lo hicieran de maravilla, pero por desgracia la batería y el teclado limitan más la interactuación con el cantante y tienen menos opción de llamar la atención, pero nunca olvidamos que sin ellos los conciertos no serían iguales.

Dolo Beltran (4)Jordi Busquets a la guitarra

En resumen: una noche de euforia gracias a Dolo y su (y sus) “Copilotos”.

 

Siempre un abrazo ❤

@littlelusi

Texto e imágenes: Lucía Domínguez
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s